Goshua

  A principios de los setenta, por falta de espacio, la empresa pasa a su segunda ubicación en la plaza de Errotazar.

Los hijos de Victoriano y Lourdes, los primeros fans de la cuajada de Goshua, se unen a la aventura de sus padres ampliando la gama de postres. Cogiendo el tarro de cerámica tradicional que caracteriza los productos Goshua, elaboran nuevos postres naturales y caseros como las natillas de huevo y el arroz con leche.